De este viaje largo solo quedarán palabras…(Poesía. I: Carte d’identité)

De este viaje largo solo quedarán palabras, que al final serán  1 único recuerdo inimitable & que con suerte formarán parte de 1 verso en este gran poema llamado vida.

Para Kelsey Puttkamer (Mi bendita violeta ignorante), Sebastián Acevedo, Jesús Trujillo, Fernando Campo “Blanquito”, Andrés Sanche, María Alma Guede, Guillaume Bizeul & Alica Djenaoussine (Los Ronald & Babs de mi Rayuela) Manuel, Juan Pablo, Emilio, Bola (el cuarteto de Oxford) Mónica Petricioli, María Muriel, Mariana Fragoso, Sabrina  y Andrea ( Que abrieron las puertas de Solferino para más de un huevo estrellado & una pasta) Carolina Rodríguez (Que quedó notificada más de  1 vez), Edsel Walliser & Mica Ramos ( Parigi Dosmiltrece) Ana María, Valeria y otros tantos que como nosotros por doquier buscamos la aventura.

Imagen

RASÉ.

De lo que nos queda, ya queda poco nada más.

Me refiero al hallazgo que hicimos en nuestro pozos / de las cubetas derramadas con talento & excitación cuando apenas el agua nos llegaba al cuello & del ahora mar, que es solamente 1 charco.

1 charco nada más.

De lo que sentimos con el primer lengüetazo de aire /  esa brisa de puerto velero / del vía crucis donde el entierro del pasado, significaba 1 renacimiento, que tomado de la mano con el atardecer, se escurría entre las 2 piernas de La Rochelle & sobre todo, de su cálida forma de entender su francés (por vez primera) sorbiendo y fumando con 2 desconocidos a la mitad del ayer.

De lo que fuimos ese Agosto en 2 ruedas & de ese Septiembre quebrando lo que parecían corazones pero en realidad eran cadenas.

De lo que fuimos en la fogata propuesta por el futuro, en la noche que nos sentamos como tribu india en Les Minimes

O en todo caso

Lo que Jesús llamaba ¡Latinoamérica libre! Cantando las estrofas de Pedro Navaja en una habitación que daba hacia una de las vías de La Gare.

Que más tarde / ahora mismo/ nos vería partir hacia los anhelos de otra utopía / 1 utopía más/ ¿Cuántas más?

De lo que sería 1 playa cometa / 1 kebab en la cuenta / 1 bicicleta conducida como 1 saeta (si es que la metáfora lo permite.)

Sobre lo que todos vibramos/ ese sentimiento de mediocridad también. De la suciedad & la basura & la falta de cultura sudada o vomitada o sangrada por la nariz, en pleno estado de ebriedad: En busca de fabulosos coitos extranjeros que nos harían eyacular todo ese fuego adolescente que nos quemaba las suelas al ritmo del

¡Ce soire la!

Bailando hasta que el cuerpo nos dijera Tranquilo Bobby, tranquilo. Hasta que el calambre hipotético de nuestros penes, se trasladara a nuestros muslos por agotamiento.

Aquellas noches vestidas de jueves/ de excesiva fiesta / de Sodoma & Gomorra en Petit Comité, en el KGB (Un almacén cualquiera mala muerte) con los cuerpos haciendo fricción hasta abajo

Tanteándonos las ojeras & el calibre de nuestros hígados que más tarde habrían de descansarse con

Dosis repletas de comida rápida & con unos besos de perdida.

O Con 1 Tylenol (que según Nea cuenta “Es más toxico que el insecticida.”)

Con todo eso que

En solo 1 semana pasamos de estado de dudas, a preguntas. De 1 ojalá, 1 millón de quizás. Del ahora no, al siempre será

                                        & qué será de nosotros

¿Ahora que jamás volvamos a estar acá?

Tan reloj de arena habría de ser este sueño & los siguientes también.

Y las noches que no volverán a ser nevadas con hielo seco, ni con gotas de vino rosado, ni con hielos, ni con sesos alborotados.

De ese español barrido/ semi cantado / tan costeño & tan poco colombiano, ya poco, muy poco nos queda Marica.

De ti/ de tu piel

& De tus túneles secretos

Aunque suicidio/ Chase Manhattan

Del beso que los labios del sol daban, todas las tardes en las pieles más azules que Neptuno podría envidiar.

& Las gaviotas que se aproximaban en compañía de uno / a las orillas del Vieux Port naranja o alumbrado por un farol cósmico

Regalándote solo 1 deseo & no 3 como el genio de Aladino nos ofrecía.

¿Pero que más podríamos pedir? Si los triángulos ya los teníamos completos para entonces.

& Hasta los mosquitos volaban cerca, para comer las letras de mi cuaderno, como si los versos de mis poemas les supieran a miel o a guayaba / Que sin duda alguna, no era lo mismo, que el guayabo que sentíamos después de haber sido participes de 1 gargajo sublime del dios Baco.

Aquel que endureció el alma de los que, en ese puerto mudaron de piel como las lagartijas o las serpientes que, dejaron el verano al compás del HORLOGE.

Ni 1 taco más para este mexicano / ni 1 cebolla más para este amor limpio y sano.

Ni 1 bandeja Paisa para los que sean de Boston. -¡Que gonorrea!-

Ni 1 chilaquil en caja será guardado de manera sagrada,

Para ningún tipo de ocasión especial

¡Ningún tipo de ocasión especial!

Porque quizás nunca (es un hecho)

Nunca llegará tal ocasión especial, si es que siguen pintando las cosas, igual que cuando visité aquella casa de Maidcroft Street 60ª.

El legado de 4 mexicanos que de Cowley Road, hicieron 1 aldea que olía a madera de hogar.

O como Madness con sus 1000 instrumentos de aire cantaría: -Our house, in the middle of the Street.-

¡Manuel! ¡Juan Pablo! ¡Emilio! ¡Rodrigo!

Al ritmo de Miriam Makeba & su místico Pata Pata.

   4 Mosqueteros de la miseria, combatiendo el hambre con pizzas frías en busca apresurada/ urgente de un sartén hirviente.

¡Soñando a obscuras los colores de la esperanza!

¡Armando 1 cigarro con tabaco enrollable!

¡Transformando con botellas de Bacardi, el vino en agua!

Esperando la libra que nos comprará de 1 vez & para siempre,

1 palapa en Girón o 1  vinil de Buena Vista Social Club

Al ritmo del ¡Alto cedro voy para Macané!

De Saint Johns a Tours. De San Sebastián hasta las Dunas/ paraíso confundido con esta tierra de nubes.

Esta manchada tierra de ubres

Que es,

1 regalo de 3 reyes magos anónimos en forma de galaxia o de constelación.

1 amor platónico /pecoso / 1 amiga entrañable a la que se le guarda mucha respeto & estimación.

O la del pata pata que ha de dar saltos mortales / en mi cabeza

La niña gimnasta del lunar en el parpado / la que

Me ha de odiar, al igual que tu Andrea Moreliana ¡Mi Estimado Andrés!

Cosas quedan. Pocas cosas.

Pero aún quedan,

Los sueños que se arman como nutrias

1 presa inamovible

Para nunca volver a dejar entrar a esta realidad pederasta que viola nuestras cabezas Peter Pan.

Esta señora que nos quita nuestros obeliscos egipcios para clavarlos en ciudades ajenas.

& nos da puentes dedicados al amor, mientras la policía arroja los candados, los panes, la vidas de los migrantes directito al Rio Sena.

A esto nous disons NO con la energía de 1 karateca cinta negra.

& ¡Nos vamos, pero nos quedamos aquí!

¡En Vavin! ¡En Solferino! ¡Preparando huevos & pasta & viviendo de prestado con la señora que llora diario / pero de risa!

Porque nosotros decidimos ser vírgenes hasta la tumba, aunque todas la noches nos revolquemos con nuestros 4 labios en pandilla & con el gusano de seda tejiendo colchas de amor / entre las sabanas de 1 cuarto de la Rue de Assas / mirándonos con los mismos ojos de 2 personas que han roto por & para siempre

A rasguños & besos con la tremenda cólera de 1 bomba nuclear, las banderas, los muros, pasaportes & fronteras,

que serán (parece que serán) la torre caída de Babel eterna

Si es que 1 no aprende invadir (¡Me escucharás muy bien Napoleón!)

A invadir con abrazos, a este espasmo del universo, que nosotros llamamos mundo & los sabios llaman el quejido de un sirena o de una ninfa al momento de hacer el amor.

Ya lo dijeron / lo dirán / esta dicho:

El mundo se te da en fragmentos / en astillas.

& si eres vivo / ¡colmillo caimán!

También se te otorgará en estrofas, notas, aleteos (de moscas y gaviotas) & 1 que otra mancha mal lavada del abrigo.

El mundo se te da en fragmentos / en astillas.

Porque de este viaje largo, me han comentado que  solo quedarán palabras, que al final serán

1 único recuerdo inimitable & que con suerte/ si todo marcha como aquel tren que partió puntual -A la hora propicia del amor & sus túneles de tiempo-

Podrá formar parte (¡si bien le va!)

De 1 verso rebelde e incorregible de este magnánimo poema llamado vida que nos hace gritar

:¡Por mi culpa! ¡Por mi culpa! ¡Por mi gran culpa!:

Reventando los postulados que alguna vez nos hicieron creer que somos reales y que detrás de los espejos no hay nada, nada, nada…

Más que el salado sabor de 1 persona que nos hará compañía al dormir y ya.

Te amo.

¡Qué chimba marica! / ¡Qué chido güey!

 You turn me on.

Its a joke (no, its not.)

Youll understand me better the next time.

                               Daccord?

 Mientras tanto, toco tu boca…

¿Cómo puede ser esto tan hermoso?

Anuncios