Poesía. Es natural tener miedo.

Es natural tener miedo.

Escrito por Rasé.

Fotografía: Nan Goldin

Pero 1 aún ve la vida,

digna de un tatuaje hecho a mano

aunque por ahora pose para 1 fotógrafo invisible,

que puede ser el mismo clima que arde.

nan goldin (057)Mario Santiago.

 

 

 

 

 

 

Algún día te encontraré

(Como te encontré aquella vez)

¿Todavía recuerdas?

& te desearé con esta esta cabeza pervertida & con estos labios –Chinga tu madre– te besaré hasta el cansancio & cada pestañeo será 1 electroshock:

                                           1 nueva escena / con diversos escenarios.

                                           1 rollo fílmico / de inagotable cinta.

& tararearemos canciones de Pink Floyd, de Harrison o quizá de Nina Simone & caminaremos Viena

Viena amarilla & verde.

Viena en verano pero sin sol.

Viena con viento borrascoso.

                                   & te pondrás tu abrigo & yo me pondré el mío

& nos abrazaremos en 1 silla / eléctrica.

Te besaré.

Dirás- Me mordiste los labios.

Dirás- Me gustas mucho.

Dirás- No entiendo porque.

& yo no responderé / caminaremos.

Pasarán las horas & con ellas sus cánceres.

Sus infortunios. Sus Cambios de horario.

 

 

& Tú

Preguntarás: ¿Tienes hambre?

Preguntarás: ¿Quieres fumar?

Preguntarás: ¿No tienes frío?

& yo no responderé / caminaremos.

                                   (Solo caminaremos)

& también tomaremos fotografías –En blanco & negro-

Fotografías que

Con suerte, si la fama me congratula con aplausos

& los museos aprueban mis infamias

Llegarán a la posteridad

                                                     ¿10? ¿30? ¿50 años? (si bien me va)

& luego solo habrá polvo & Viena & París & algún cuadro triste de Chagall quizá

O 1 estatua de bronce de

                                 1 caballero monarca & su caballo

& yo te platicaré de todo esto mientras fumo del cigarro que me ofreciste (porque sabrás de antemano que yo no cargo con cajetillas)

& te temblaran las manos, al igual que a mí & no sabremos porque.

Preguntarás- ¿Por qué?

¿Parkinson de tanto amar?

¿La misma nicotina a la que seremos siempre adictos?

& Pensaremos.

Nos recostaremos.

Te pediré tu mano.

                               Diré- Toca mi pecho.

                               Diré- Toma mi presión cardíaca.

                               Diré- Soy hipocondríaco.

& luego reiremos / escupiremos perlas.

O quizás NO.

                               Quizás.

Dirás- Adiós, yo no cuido enfermos.

Dirás- Eres un exagerado.

Dirás- Fernando, vas a morir pronto.

& yo te diré- toca madera mujer.

& no habrá madera porque todo será de otra textura

Textura de sueños

& toda la ciudad estará ardiendo en llamas (Que es lo mismo que estar soñando)

Nos sumergiremos. / quemados.

& te diré- Abre los ojos.

Diré- Quítate los gogles; estas llamas no hacen tanto daño como el cloro de las piscinas.

& nuestros cuerpos cruzaran los muros, como lo hacen nuestras cabezas con los espejos cuando nos vamos de viaje a otras dimensiones & todo será:

1 pradera de:

                       Hologramas virtuales creados por nosotros.

1 catedral de:

                       Bellas apofenias que solo nosotros entendemos.

& No tendremos hijos, a pesar de que seremos una hermosa familia;

Seremos

                                       hijos de la luna, girando (¿flotando?)

Como cantaba aquella banda de maricas españoles.

& pestañaremos de vez en cuando / inevitablemente / 1 & otra & otra vez.

& cada pestañeo será 1 milisegundo sin vernos

1 electroshock angustioso hasta la última vertebra

1 segundo de oscuridad

                      & luego tú apareces

                     & luego el segundo negro

                     & luego tú otra vez

& me mirarás con tu ojos grandes & melancólicos, como si muy dentro de ellos supieras como las cosas acabarán entre nosotros

& yo te propondré ir al cine o a tomar una taza de té

& tu poco convencida aceptarás

o dirás- estoy cansada.

o gritarás- ¡despierta!

& yo seguiré ahí, con mis manos sudadas como brillantina

Brillantina que, confundirás con estrellas,

& dirás- gracias, no hacía falta que las trajeras.

Dirás- límpiate las manos.

Dirás- no tienes por qué estar nervioso; Estas cosas pasan.

& mis muslos comenzarán a balancearse como los edificios cuando tiembla en la Ciudad de México

& mi estabilidad será 1 incógnita

1 regla de 3.

                                                                      

& te diré- Estoy agotado.

Diré- Toca mi pecho.

& tú dirás: VUELA

Dirás- Léeme un poema en voz alta

                                                         1 de Cernuda o de Huerta.

& Yo te diré- Sólo se leer los míos

Dirás- Eres un pretencioso.

Dirás- No tienes madre Fernando.

Dirás- Órale, no hay bronca ponte a leer poeta necio.

& entonces me levantaré de la mesa, o del patio o de la banca & me dirigiré al jardín más próximo a arrancar una rosa o una bugambilia o una margarita  o una manzana & te diré

(No sé porque diré eso.)

& entonces la tomarás & se la darás a los cuervos, para que cortejen a alguna paloma & se atraigan mutuamente & se besen los picos & se hagan el amor hasta el cansancio / hasta que se desvistan / se desplumen / pelones & así, con sus plumas armaremos nuestras alas, para ahora sí de 1 vez por todas despegar:

& Volar: curucucú.

             Atentar: curucucú.

                            Contra los fuegos artificiales: curucucú.

Con los oídos tapados & con el corazón latiendo en la 5 yemas de los dedos,

Al momento que nuestras cabezas son 1 jeep del 50, conducido por el esquizofrénico automovilista que lleva por nombre –Conciencia blanca.-

Malabareando en el trapecio de la realidad & el deseo

Balanceándonos en su listón de equilibrio

Recorriendo con patinetas, los anillos circulares de Saturno

Con un estéreo en la espalda: ladrando Hip Hop

                                                     Manoseando / ladrando Rap callejero

Como negros rabiosos con espuma en la boca

Desastrosos / sucios

                 de forma que

Ni la chava más “open mind” de la high, nos aceptaría.

& así haremos el amor / que es lo mismo que la poesía

(o viceversa)

Caminando como dijo Ginsberg, hasta que nos sangren los pies con nuestras chanclas de pata de gallo.

& así haremos poesía / que es lo mismo que el amor

Con nuestros cuerpos hechos 1 galletita china, desplegando fortuna en cada rasguño

–uyuyuy.-

& yo podré gritarle a los 4 vientos:

¡Por ti poesía! doy la mitad de mi conejito de chocolate (sin albur)

¡Por ti poesía! Me dejo aventar los cables de la secadora a la tina de agua hirviente.

¡Por ti poesía! Mi paisaje de 4 árboles & sus flores marchitas

& los violines chillones & los trombones& los clarinetes & sus manos sacando chispas como aquel retrato de Oppenheimer.

Por ti poesía, mi cuerpo hoy parece ser 1 boceto huesudo dibujado de tobillo a costilla por Egon Schiele

& esta bien, no me quejo.

                                                               & Solo así, de esta manera tan

                                                     ¿Violenta?

mis versos mejoraran

O quizá así, ya no habrá que sufrir este maldito padecimiento de escribir

               Porque por primera vez (o segunda o tercera)

mi propia vida será un verso de alguien más.

¿Puedes imaginar esto?

& a ti no te importará

Dirás: ¡Escribe!

Dirás: ¡Escribe de mí!

& yo te diré: no puedo, se me acabaron las palabras

& entonces dirás

                                                   ¡Compra 1maldito diccionario poeta barato!

O ¡Inventa nuevas palabras poeta barato!

O ¡Aprende otros idiomas!

(Repetirás: poeta barato)

& Yo quizá aprenda alemán

O esta vez bien el francés

& compraré 1 cuaderno & en vez de versos te dibujaré

& tu rostro será 1 circulo, con dos puntos como ojos

& una curva como sonrisa

                                                                                   (Estarás sonriendo)

Dirás

Vamos al hotel

O

Vamos al museo

O

Vamos a la casa (si es que tenemos una)

E iremos al hotel

                   Pero no haremos el amor, te quedarás dormida / soñando.

E iremos al museo

                               & me preguntarás que hubiera preferido

                                         ¿Nacer con un rostro pintado por Picasso o un rostro de Bacon?

& No iremos a la casa (porque no tenemos una)

& entonces te temblara la mandíbula

& escucharé tus dientes sonar como la cuenta regresiva de 1 bomba

& me dirás: tengo frío.

Diré-Sé que tienes frío, dime algo que yo no sepa.

& entonces comenzarás hablar sobre Narcolepsia, sobre Artaxia, sobre sus relaciones

& yo no sabré que responder

& así por fin guardaremos silencio.

Nos susurraremos al oído en comunión:

                                           fue 1 gran día, no quiero que se acabe

& después de todo esto, podré besarte en la frente

Te confesaré- Tengo miedo.

Diré- Estoy al borde de la locura.

Diré- Estoy viendo las fuentes de los jardines de color morado,

Estoy agitando mi pene más de lo debido al mear.

Mis dientes se están separando.

Tengo hambre & acabo de comer.

Las plantas no crujen cuando las piso.

La poesía es la única aceptación social que me queda, después de esto

Solo quedan manicomios & camisas de fuerza.

Diré- Espero que esta locura valga la pena de algo.

                               & reclinarás tu mano en mi pecho (como te lo había pedido) & dirás-

Tranquilo, es normal tener miedo, cuéntame algo más bonito.

& te platicaré de todas mi odiseas & de todos los héroes que hay en ellas,

Desde lo que se teñían el cabello de amarillo,

Hasta los que confundía la gente con Jesucristo.

Hablaré de mis libretas de apuntes & de sus cintas elásticas que al cerrarlas sonaban como tangas azotando culos inimaginables; del día caminé solo por Viena & Mario Santiago hizo posesión de su alma en mi cuerpo & de cuando me senté & me arrodille ante la puertas del parlamento & me puse a llorar pensando que 1 día todo eso se parecería a lo que hoy es el Partenón en Grecia & que nadie, ni nada ( por más bello que sea) nada se quedará aquí & que todo 1 buen día, cuando menos lo esperemos, volverá a ser

1 página en blanco / solo eso.

1 silencio más allá de cualquier espacio vacuo que conozcas.

& me preguntarás:

¿Qué vamos hacer con todas estas ciudades que construimos?

¿Con sus dialectos & sus mapas? ¿Todo a la trituradora?

¿Eternamente páginas en blanco?

¿Cómo guardo esto rostros para siempre?

¿Estas imágenes?

¿Cómo les digo que las quiero tanto?

& yo no responderé / caminaremos.

                                   (Solo caminaremos)

Diré, fumando de mi cigarro:

                 Nos vemos aquí mañana, a tal hora / en tal puesta del sol.

& solo por esta ocasión,

Solo por esta ocasión

Solo por esta maldita ocasión

                                   el tiempo irrumpirá solo para preguntarnos:

                     ¿En verdad crees que después de este atardecer el sol saldrá mañana?

 

Anuncios

Prosa Poética: Fin de Semana en Nunca Jamás.

Fin de semana en Nunca Jamás.

Para Yuri Negri Richopo Goulart D´avila,

 nuevo viejo amigo,

cane maledetto, 

loco insaciable

protagonista de tantas imágenes “absurdas” de este mundo que los intelectuales tachan de “racional”.

Escrito por: Rasé.

Fotografía: Nan Goldin.

Imagen

Mr. G, dice  -Llega la hora, en toda vida humana, de colocar la ropa en el cuarto de lavado.- De limpiar la habitación, remover sus muebles & sacudirlos. De lavar los trastes que están amontonados en el lavamanos  & pulirlos. De Mover los cables de la televisión & amarrar sus nudos para no tropezar al caminar  o en todo caso desamarrarlos para obtener señal clara de sus transmisiones.

                          Todos dicen que llega la hora

                                                        De colocar la ropa en el cuarto de lavado.

De oler las esquinas de las axilas de las playeras &  dejar de voltear lo calcetines percudidos al lado menos hediondo.

De planchar al menos ¼  de la de la tela de tus camisas (si tienes).

De saber para qué sirve en verdad la plata & dejar de comer pizzas 1 lunes por la noche.

Todos dicen que llega la hora

De saber que es domingo & que hay que descansar. 

                                                                                                       ¿Eternamente?

& Por otro lado, en Nunca Jamás

                                                               Los  niños perdidos sudan cuando sueñan con Dios. ¿Por qué sueñan con Dios?

¿Con sus padres pecadores?

¿Con las manzanas & las serpientes?

& En su tronco fortaleza paraíso:

Se les va la vida con besos imposibles que servirían de modelo perfecto para 1 retrato de de Gustav Klimt. & Se tiran en el piso & lloran cuando bostezan admirados por los esqueletos de los grandes edificios/ catedrales estáticas, en contraste con la nubes nómadas & se preguntan los unos a los otros ¿Cuándo tiempo llevamos aquí? & muchos no saben que contestar y se responden – 1 ETERNIDAD- & es cuando Peter Pan Gaviotas Polvo les susurra entre la luz de 1 ventana- ¡Estás ahora mismo & en ningún lugar! ¡Corre niño perdido!–  & entonces corren & ahuyentan  a las ratas voladoras & cacarean con ellas: ¡cucurucucú!- rumbo al crepúsculo de la muerte, se van aullando, levitando despertando constantemente sin jamás irse a dormir.

                                                                                                           ¿Eternamente?

& ¡Qué calor!

Estas mandíbulas trabadas & estos ritmos atroces/ me tragan.

Estos floreros magnéticos me absorben / me tragan.

Estos jardines sonrientes me engañan / me tragan.

& Campanita besa a Peter, lo sofoca & Wendy no lo pela, ni siquiera lo toca.

                                                                                                                             & Algo huele mal, a plástico quemado en la parte baja del edifico.

& esta vez el bellboy no se va a sentar contigo en la calle  a fumar un cigarro, sino  va advertirte que

-Mr. G dice que hoy es domingo & hay que descansar.-

& Nunca Jamás tiembla.

Se declara en estado de alerta.

Toque de queda.

Ley seca.

¡1, 2, 3 ¡Declaro la guerra en contra de….!-. Grita 1 niño perdido con 1 bomba molotov en la mano.

& la plaza central de nuestros sueños más utópicos se llena & la expectación es como EL ÚTLIMO penal en la cascarita del llano:

Más, si hoy,- dice Peter Pan Gaviotas Polvo, con las espadas desenvainadas en posición de ataque-  más, si hoy al despertar

Al extender la sábana blanca de tú cama,

Llegaras a encontrar

 al mundo debajo de ella

& escucharas las voces de todos;

                               (Como cuando, aquella ocasión voló 1 parvada de palomas)

& sonaron las viejas canciones de mis amigos muertos en el recuerdo del ayer.

& el polvo los acompañó, a ellos &  a las palomas

& en ese mismo polvo volaron más niños que aves.

& al terminar todo ese espectáculo

Sucediera como sucedió conmigo &

 Observaras que 1 de ellas estaba muerta / descuartizada, sola.

                                                                                                                               ¡La paloma!

Jugarías, como lo hicimos nosotros que….

                                                                                                                         Jugamos futbol con ella, muerta.

                                                                                                                               ¡La paloma!

La pateamos & sus sesos volaron, como los niños & el polvo.

(¡¡¡¡-Peter Pan Gaviotas Polvo-!!!!)

¡Dale Oh!- gritan.

¡Dale! ¡Dale Oh!- las masas.

¡Dale Oh Peter Pan!- Corean.

& Mr. G se hace 1 nudo en el estómago grita ¡Nein! ¡Nein! ¡Nein! En alemán.

& Es que la vida –cliché-, la vida es tan maravillosa, a veces, que da miedo vivirla

Solo cuando, la eternidad le dice ¡fuchi! hágase paya!  A los pensamientos de muerte & el escalofrío te recorre, te penetra, te deshace, te susurra la canción que se escucha como:

El silencio de cacería del cocodrilo TIC TOC en 1 solo milisegundo.

Es domingo- dijo Mr. G

                                                     &  nosotros nos fuimos corriendo en el mismo callejón solitario, riéndonos con los brazos de la brújula hechos 1 muñón, lanzando dados & cuchillos al cielo, tarareando canciones de Raúl Seixas bajo la sombra de su disco volador, mientras alguien nos decía -Es domingo, hay que lavar ropa, remover los muebles, pulir los trastes, amarrar los cables, reafirmar lo miedos,  ser serios ¡maldita sea!  ¡SER SERIOS!

& nosotros sin playeras como los perros románticos que somos, nos arrastramos retorciéndonos en el piso a carcajadas.

Y el viento y Mr. G se amarraban el cinturón & se quejaban gritándonos- ¡Maduren! pinche escuincles mocosos.-

& esa misma noche (la noche del árbol triste) sin saberlos nosotros:

                                  Peter Pan Gaviotas Polvo & sus niños perdidos se colgarían con 1 montón de corbatas, en fila india en todos los árboles de la ciudad.

Protestando con playeras oaxaqueñas ¡Abajo los muros del mundo! ¡Viva Palestina & Latinoamérica! ¡Viva Armenia! ¡Viva Bangladesh! ¡Viva Somalia ¡Viva la maldita favela internacional!

& nosotros dudosos, nos iríamos riendo (con esa risa nerviosa), imanados por el alba, en esta avenida larga, rumbo a nuestro cielo de ángeles con faldas de latex & nubes de unicel que chillan & chillan  & chillan:

                                                                                – paloma muerta.-

 

Así que

No digas adiós- cliché- di hasta luego.

No digas me voy -cliché- di hasta la victoria siempre.

                                   Deja caer tu cuerpo aspirina en la efervescencia del presente indeciso.

Como los niños perdidos, en sus bicicletas, esperando la primera bomba caer.

¿Cuándo comenzará todo a acabar?

Es domingo- dijo Mr. G.