El taxista. [CONVERSACIÓNES DE CAFÉ.] Parte III.

Outing04

Rasé.

La mujer despierta. Desubicada. No entiende que pasa. Poste, negro, pasto, luces. La mujer no sabe dónde está. Se toma la cabeza. El mareo continúa.  Percibe algo viscoso. Es sangre seca en su frente. Ahora un fluido escurridizo arriba de sus labios. Es sangre fresca en la nariz. El automóvil vibra, zumba, ruge enfermo. Intenta mover su cuerpo. Las articulaciones le duelen. Intenta cerrar su mano en forma de puño pero fracasa. El dolor rebasa el movimiento de sus dedos. Mira a su lado derecho. Nada. Vacío. El piloto no está. La ausencia en el asiento, abre un pozo su estómago. El miedo deviene en confusión. Rastrea el botón para liberarse del cinturón de seguridad. CLACK. Lo logra. Intenta levantarse pero sus pies están atorados por la lámina aplastada del automóvil. Gira su cabeza para buscar ayuda. Un campo obscuro, nada. Acerca su cabeza a la ventana. Busca la palanca para bajarla. La encuentra. La palanca. Pero nota que la ventana está quebrada. Es inútil intentar bajarla. Puja. La mujer puja con dolor. Quiere llorar, pero no puede. Incluso fabricar unas cuantas lágrimas para liberar un poco de angustia le produce malestar. Desde la moreteada profundidad de sus pulmones, logra germinar un grito. La mujer grita el nombre del conductor. Comienza a golpearse contra la puerta. El seguro se bota. La mujer apaga el radio. Todo este tiempo estuvo sonando una canción de reggaetón. Una puta canción de reggaetón ¿lo puedes creer?- dice el Flaco como si esto le sorprendiera.- y es ahí, cuando logra abrir la puerta del vehículo, que lo encuentra.

– Qué encuentra ¿El cuerpo?- pregunta la pelirroja.

-Sí, el cuerpo.- confirma el flaco.

Y que más.

Pues nada, ahí termina la historia del Flaco.  Después de eso, ambos permanecen en silencio. Decido mirarlos por el espejo retrovisor. Aún no logro descifrar si aquella pelirroja es novia del Flaco o no.

-Es muy fuerte.- dice la pelirroja.-Todavía ni siquiera yo lo puedo entender.

¿Que no puede entender?

Pues lo del cuerpo, supongo.

-¿Y la mujer?- interroga la pelirroja.

-La mujer al salir del coche percibe que todo el campo esta mojado y lo encuentra ahí, tirado, todavía convulsionándose un poco. El piloto sólo quería abrir la puerta del copiloto, para saber si algo le había sucedido a la mujer con el choque. Pero al rodear el coche, el tipo pisó uno de los charcos que estaban haciendo corto circuito con  los cables caídos y ¡BAM!, simplemente sucedió.

Que duro.

Sí, lo sé. Terrible suerte la del muchacho. Pero lo que me impactó más aún era la frialdad con la que el Flaco contaba la historia a la Pelirroja. No existía rastro de una mínima calidez en sus palabras. El flaco, parecía que gustaba repetir la palabra electrocución. Es más, podría casi dar por hecho que el Flaco quería hacer llorar a la Pelirroja a como diera lugar.

¿Y la pelirroja?

La pelirroja no parecía saber nada sobre la historia del Flaco.

-¿Era muy cercano a ti?- le pregunta la Pelirroja al Flaco.

– Era, casi como un hermano.- responde.

La Pelirroja se acerca le da un beso de consolación.

Hijo de puta.

Hijo de puta, concuerdo. El esperpento sólo estaba utilizando una historia trágica para acostarse con la Pelirroja. No podría estar más seguro de eso.

Increíble.

¿Y estás seguro?

¿De qué?

Pues del Flaco.

¿Estás seguro de que es él?

¿Él?

No Él.

Sino Él, ese que está en la mesa de lado

de la pareja que está discutiendo.

Sí, ese mismo. No podría estar más seguro.

Incluso podría decir que utiliza la misma mirada

con la que le narraba la historia del tipo electrocutado

a la Pelirroja. ¡Mira nada más la forma en la que la observa!

Estas loco.

 El tipo ni siquiera está hablando.

Míralo, esta callado ahí, jorobado y tímido.

No lo entiendes. No es Él en sí. Es lo que piensa. Lo que dice.

Voy a pedir otro café, ¿gustas?

Sí.

Por cierto,

¿Sabes si el Flaco logró concretar con la pelirroja?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s