Poesía. VIII (Colección: Poemas sueltos…)

Gotera.  (Las flechas de Cupido son causa médica de hemorragia.)

Escrito por: Rasé.

Arte Visual: Mike Mills

Imagen

A las…

luna cabizbaja,

se nos mete el duende,

ese que se nos escurre y hierve

y entonces empezamos a plantarnos flores

en el la punta de los labios, acariciando,

embriagando nuestros olores.

Sacamos al pajarito azul, lo crucificamos

lo guardamos en el baño,

en el buró de cemento, en el sepulcro

detrás de tu reservado ornamento

y luego viene, como un dragón que muere,

tu lamento,

pero no sufres aunque te arrastras,

te estas muriendo conmigo y te salen alas,

pero no eres ángel;

Pecado, talvez pecado,

ansiado desde las tres de la tarde,

Sensible y amable, lo beso,

Pero no te amo, ni tú a mí,

es una maldita broma, un fuego impactado

que me tira el suelo y entinta el encuentro enamorado

en un mar carmesí, desprovisto, ahogado.

 

A las…

Luna como bola,

saltamos ahí,

donde la duda sabe a arroz con leche,

donde la promesa es cereza y jugo de uvas,

donde si yo te miro a los ojos, el mundo se compadece

y nos saboreamos, nos empalagamos y luego nos vomitamos.

Nuestras entrañas melódicas, románticas, antagónicas,

son huéspedes de un fantasma con forma de carretera espiral

y así damos giros prologados en las líneas del tiempo

rozándonos tiernamente provocándonos un herida colateral.

Yo no entiendo porque me haces esto,

tengo miedo de quererte tanto hermana, que me cobres impuesto

o que mi sangre sea  tu sangre y que cometamos incesto.

 

A las sol se asoma,

viene nuestro réquiem que no es novedad,

una premonición cantada desde la puerta,

un hada putrefacta, un liebre cazada y descontenta.

Vienen las preguntas como canto fúnebre

y entonces me dices que no,

que talvez más tarde

y te insisto,

te digo que en mi pecho esto esta que arde

y entonces, otra vez

me dices que no, te niegas,

me juras que seguramente,

lo lograremos más tarde,

que mejor mañana nos amamos,

que hoy mejor nos deseamos.

Y entonces me enervo,

te digo que mañana no existe si nunca empezamos,

Que no desperdicies esta semilla

que se nos clavó a ambos,

pero es inútil, porque entre beso y beso,

parece que todo este amor sin empeñarnos,

poco a poco, lo desperdiciamos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s